ridder2

Historia de la Avenida Alvear: El “Palacio De Ridder” – Demolido

La siguiente publicación es producto del trabajo de investigación realizado por los señores Raúl Rivero, Gustavo Urueña, Agustín Ilutovich, y quien les escribe, Pablo Chiesa.

Quiero agradecer especialmente al Sr Raúl Rivero que me donó su colección de cientos de diapositivas de fotos color que tomó a diversos  edificios de Buenos Aires en la década del 60, entre ellos el Palacio de Ridder, y que constituyen un documento único sobre la historia de esta magnífica ciudad, y que iré compartiendo con ustedes en las futuras publicaciones  del blog.

Asimismo quiero agradecer al Sr. Jorge Ortega Velarde por la información que aportó sobre la familia del Sr. Pastor Obligado.

_________________________________________________________________________________________________

Sobre la Avenida Alvear, a la altura de la calle Parera y donde hoy se levanta una alta torre diseñada por el Arquitecto Mario Roberto Álvarez, se encontraba originalmente el “Palacio de Ridder”, una ecléctica mansión construida en el año 1887, siendo ésta una de las primeras residencias construidas sobre la Av. Alvear (originalmente llamada Bella Vista y luego Buenos Aires).

Al edificio se lo conoció en un principio como “Quinta Obligado” ya que su propietario original y quién la mandó construir fue el Sr. Pastor Obligado Tejedor, casado con su prima Fortunata, hija de María  Francisca Obligado y Lázaro Gómez Rospigliosi. Su hijo mayor, Pastor Servando, estaba casado con Teresa Ortega Molina, hija del coronel Rufino Ortega que murió comandando la caballería de Mitre en la batalla de Pavon y de Teresa Molina, hija de Pedro Molina, el histórico administrador del general San Martín y tres veces gobernador de Mendoza.

La elección del ecléctico estilo de la casa, inspirado en el gótico veneciano, se debió a la fascinación que la esposa del propietario tenía por las novelas de Walter Scott. Esa fue también la razón de la elección del estilo de la propiedad de los Obligado en Ramallo, sobre el Río Paraná (todavía en pie), que fue diseñada por el mismo arquitecto que construyó la casa sobre Alvear, el alemán Adolfo Büttner, autor del Palacio de Justicia de la Ciudad de La Plata, el edificio Drabble sobre la Avenida de Mayo y otros tantos edificios en la Provincia de Buenos Aires.

Fotografía de la residencia de la familia Obligado sobre la Avenida Alvear, tomada en septiembre de 1905, con el diseño original de Adolfo Büttner. Fuente: Archivo General de la Nación. Agradecimiento especial al Sr. Esteban Güerri por ceder la fotografía al Blog.

156225_Ab

Fotografía de la residencia de la familia Obligado sobre la avenida Alvear (fachada norte sobre la barranca):

Fuente: Archivo del Sr. Gustavo Urueña

RESIDENCIA OBLIGADO DESDE EL JARDÍN copia

Fotografía de la residencia de la familia Obligado en Ramallo. En el edificio se observan volumetrías y ornamentos que el arquitecto repitió en la residencia de la familia sobre la Avenida Alvear:

Fuente: heraldicaargentina.com.ar

1-BA-RamalloCastillo2

La familia permaneció en la residencia hasta el año 1924, cuando, luego de la muerte del Sr. Pastor Obligado a los 83 años,  fue puesta a la venta y adquirida por el Sr. Luis De Ridder Soeteway (belga, de Amberes), llegado al país en 1907, dedicado a los negocios cerealeros y casado con Yvonne Perrier Fabre, a la que había conocido en 1912 en un baile en el Tigre Club. De Ridder, luego de esta adquisición, compró el lote vecino y encargó al arquitecto César Adot Andia la ampliación de la casa.

En la siguiente postal coloreada de la Avenida Alvear a principios del siglo XX, se puede observar el portón de acceso al Palacio de Ridder (señalado en rojo) y el edificio que se compró y demolió para la ampliación en la década del 20:

ridder 2 señalado

Fotografía del edificio que se demolió para la ampliación, que curiosamente era la residencia de la Sra. Valeria Cueto de Cardenas, tía de Felicitas Guerrero:

Fuente: Skyscrapercity.

liser Valeria Cueto de Cardenas Alvear

Fotografía de la residencia luego de la ampliación que realizó la familia De Ridder en 1924 (fachada sur sobre la Avenida Alvear):

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero

Hacia mediados de la década de 1960 la familia De Ridder vendió la mansión y lamentablemente fue demolida. El Sr. Gustavo Urueña recuerda que “el terreno permaneció baldío durante más de 20 años, hasta que se empezó a construir la torre y el edificio anexo por Alvear (proyecto de MRA) y luego a principios de los noventa el Caesars Park Hotel. Llegué a conocer parte de esta situación, recuerdo perfectamente los hermosos pilares neogóticos y las no menos soberbias rejas que delimitaban el frente del lote. Detrás un inmenso terreno lleno de materiales de construcción y la estructura de la torre que comenzaba a asomar. Hacia Posadas todavía quedaban pie las dependencias de servicio, las que serían demolidas recién cuando comenzarían las obras del hotel del Grupo Posadas.”

Para ilustrarlos un poco, les enseñaré las fotografías de los frentes de la residencia:

Frente principal que miraba hacia la Avenida Alvear. Debajo, un esquema muy básico de la casa con el sector fotografiado señalado en rojo:

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero.

fot1

Fotografía color de la década de 1960 en la que se observa una de las entradas a la residencia desde la avenida Alvear:

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero.

frente3

fot3

Fotografía de la misma entrada publicada en los periódicos con motivo de la subasta del mobiliario y las obras de arte de la casa:

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero

galeriacerrada

Fotografía de otro de los accesos a la residencia desde la Avenida Alvear. Este sector era el mas antiguo del edificio, construido por Adolfo Büttner en 1887:

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero.

frente4

fot5

Fotografía de la demolición del edificio en la década de 1960. En esta imagen se observa nuevamente la entrada desde la Avenida Alvear (ya demolida), y uno de los torreones diseñados por Adolfo Büttner en 1887:

Fuente: Archivo del Sr. Agustín Ilutovich.

frente2

fot2

Fotografía color de uno de los torreones de la fachada sur (sobre la barranca), tomada en la década de 1960:

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero.

fachada2

fot4

Comparación fotográfica de la misma fachada antes y después de la ampliación del año 1924. Podemos observar que la ampliación comenzaba a partir del torreón, sobre la terraza que se observa en la fotografía de la izquierda:

fachada2

Si bien hasta el momento no logramos conseguir fotografías claras de los interiores de la residencia, el Sr. Raúl Rivero, que tuvo la oportunidad de asistir a la subasta de la colección, y gracias a su prodigiosa memoria, nos dibujó un plano de la planta noble del palacio. Si bien las dimensiones no son precisas, sirve para darse una idea de la disposición de los salones de recepción. El espacio indicado con el N°1 corresponde a la sala de recepción sobre uno de los ingresos desde la Avenida Alvear (Raúl recuerda que el día de la subasta ingresaron por esa puerta). El N°2  es el hall principal. El N°3 el comedor principal. El N° 4 el salón de baile. El N° 5 una galería de circulación que a su vez era otro de los ingresos desde la Avenida Alvear. El N°6 un posible comedor diario y sala de estar. El N°7 un office. El N°8 un posible salón estilo colonial. El N°9 un Jardín de Invierno:

plano2

Recortes de diarios sobre la subasta de la colección de la residencia:

Fuente: Archivo del Sr. Raúl Rivero.

remate1

remate2

En el Museo Fernández Blanco de la Ciudad de Buenos Aires se conservan piezas de los vitrales de la puerta cancel del palacio, donadas por la Sra. Mónica de Ridder. Según el museo, se tratan de vidrios de manufactura europea de finales del siglo XIX, pintados a mano mediante la técnica denominada frita con motivos decorativos que reproducen escenas de proverbios a la manera de las típicas series holandesas de los siglos XVI y XVII. 

Fuente: Museo Fernández Blanco.

vitrales ridder

Finalmente, una fotografía actual del solar donde se levantaba el palacio, ocupado por una torre de departamentos. Como mencioné en otras publicaciones, la especulación inmobiliaria hizo y sigue haciendo estragos en la ciudad de Buenos Aires…

actual

25 comentarios en “Historia de la Avenida Alvear: El “Palacio De Ridder” – Demolido

  1. Gracias por los interesantisimos materiales. Solo lamento que las fotos esten cruzadas por la leyenda WordPress…. Seria lindo tener algunas como fondo de pantalla. Saludos.Teresa

  2. Hace 54 años que vivo en un pueblo de la Pcia. de Córdoba, llamado Camilo Aldao. Nací en San Telmo, en la cortada San Lorenzo en enero de 1928. Viví y trabajé en Buenos Aires hasta agosto de 1960. Hoy me doy cuenta que no siempre veíamos lo que transitábamos, y ésta página me llena los ojos de lo que no “pude ver” por culpa de los apurones, por eso, cada tanto, miro vuestra página, añorando aquellos años…. Un cordial saludo de Alberto Lopez García.

  3. Vivi en el edificio contiguo a esta casa. La vi demoler igual que otra lindisima
    que estaba al lado. Un companero de trabajo vivio en el Palacio hasta los 5 anos. Se puso muy feliz al leer la nota.

  4. Aprovecho este nuevo envío para felicitarlos calurosamente por el gran trabajo que realizan acercándonos estos maravillosos retazos de la gran ciudad que supimos tener.

  5. El patrimonio que se pierde en esta querida ciudad por la especulación inmobiliairia es mostruosa. Ni te cuento en el Gran Buenos Aires. La casa donde vivió Cortázar hace unos años fue demolida y se construyó un “magnifico chalet” sólo hay una placa en homenaje a este gran escritor.

  6. Muy interesante. Muchas gracias. Recuerdo haber visitado la casa en mi adolescencia, con motivo de la exposición previa al remate. Era espléndida, al igual que sus jardines en la barranca a Posadas donde estaban las cocheras, antes las caballerizas. Yo vivía en Posadoas y Ayacucho y al regresar caminando del colegio pasaba por las casonas de Avda Alvear. Pegada a la de los De Rider estaba lo de Blaquier también espléndida y también demolida por esos años. Un lindo Buenos Aires que se fue.

  7. Felicitaciones por el trabajo de investigación y difusión. Aunque entristece mucho comprobar la constante desaparición del patrimonio histórico-artístico y arquitectónico de Bs.Aires y otras ciudades argentinas. Pero es esperanzador comprobar que hay jóvenes y grupos sociales que se movilizan para detener la destrucción de la huella histórica de cada ciudad o pueblo. Y de paso, sensibilizar así a las autoridades que permiten y aprueban esos atropellos contra la cultura y la identidad. Y todo en nombre de un supuesto “progreso”, que solamente enmascara intereses personales.
    Cordiales saludos, José Luis Durante Luna.

    1. Me complace y felicito a los investigadores. Soy uruguayo, y lamentablemente aquí también se han perdido grandes patrimonios históricos, especialmente en la mentada Ciudad Vieja, Pocitos y Carrasco. Todo, como los anteriores comentarios dicen, en pos del supuesto “progreso”, que no es otro que los intereses económicos inmobiliarios y la falta de respeto hacia la cultura, que nada importa cuando se trata de ganar dinero. Pero la culpa no es sólo de los particulares, más bien,no lo es, ya que en su ignominia no se percatan de la belleza, sino de quienes nos gobiernan que no son capaces de ver el rico patrimonio cultural y declararlo tal, para impedir que se sigan demoliendo obras de arte.-

  8. Me encanto!Soy uruguayo y realmente admiro la arquitectura bonaerense…lo que perdieron no tiene nombre,pero lo que hay vale mucho la pena conocerlo.Saludos!

  9. Excelente su trabajo. Muchas gracias por la información. Es lamentable, para no decir criminal, la demolición de BsAs. Un cordial saludo!

  10. Muy interesante siempre me llamo la atención la historia que ha rodeado a esta familia fui en su momento a la exposición del remate me impacto la casa y todo lo que albergaba.
    Las vueltas de la vida me llevaron a conocer a Titila así la llamaban a la viuda de De Ridder y incluso conocí a todos sus hijos en una cena en el ático de la Avda Libertado que luego vendieron (70.000 dolares) en el que abundaban las obras de arte y en mi condición de arquitecto y pintor no podía sino admirar el gusto de esta familia a la que visitaba en la tertulias de los domingos en la casa palacio de las Lomas, fueron tiempos maravilloso rodeados de obras como las acuarelas de Rodin o busto romano y miles de objetos interesantes. Guardo un muy grato recuerdo de Susana Navarro su eduación exquisita. Una simple anécdota que me viene a la memoria es que cuando viajaban a Europa en barco siendo todos pequeños se daban el lujos de llevar en el barco una vaca para abastecer de leche a los niños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s