frente este

La evolución arquitectónica de la Casa Rosada

Pocos edificios de la Ciudad de Buenos Aires han sido  ampliados y transformados en tantas ocasiones  como la Casa Rosada, quizás una de las postales más conocidas de nuestra capital. En varios sitios se ha mencionado su transformación pero nunca de forma detallada. Por esa razón intentaré resumir en este blog sus reformas de forma didáctica y concisa, sin entrar en detalles sobre el fuerte que ocupó originalmente el solar, ni el origen del color rosado, pues ambos temas merecen sus propios capítulos que probablemente publicaré en otra oportunidad.

El artículo está dividido en 4 partes siguiendo el orden de los frentes del palacio, comenzando con la fachada oeste y finalizando con la que mira hacia el este.

Antes de comenzar, quiero agradecer a quien fuera en su momento la directora del Museo de la Casa Rosada, Nancy Niccolini de Etchegaray, y a los señores Alejandro Arbaizar y Ricardo Ruiz por sus valiosos aportes sobre la historia del Palacio de Gobierno.

Asimismo quiero agradecer al Sr. Miguel Jurado por haber publicado esta investigación en el diario Clarín

Por último, se aclara que las imágenes con la marca de agua “miradaatenta.wordpress.com” en algunos casos no son propiedad del blog, pero se les coloca la inscripción (citando la fuente original) para proteger la investigación debido a que en numerosas oportunidades se han copiado artículos de este blog sin citar debidamente al autor.

————————- Fachada Oeste ————————-

Los orígenes de la Casa Rosada se remontan al año 1872 cuando el presidente Domingo F. Sarmiento encargó construir en la esquina suroeste de la cuadra donde antiguamente se levantaba el fuerte de la ciudad, el Palacio de Correos y Telégrafos, proyectado por el arquitecto sueco Carlos Kihlberg y bajo la dirección de obra del arquitecto Enrique Aberg, por entonces nombrado “Arquitecto Nacional”. El edificio fue terminado en 1879 durante la presidencia de Nicolás Avellaneda, y perteneció al gobierno de la Provincia de Buenos Aires hasta la federalización de la ciudad en 1880.

Plano de la planta baja del proyecto para el Palacio de Correos y Telégrafos. El sector señalado en verde nunca se construyó:

Fuente: http://www.danielschavelzon.com.ar

Fotografía de la esquina suroeste del Palacio de Correos y Telégrafos. Fuente: Archivo General de la Nación.

La esquina suroeste marcada en rojo sobre el plano:

Fotografía  de la esquina noroeste del Palacio de Correos y Telégrafos: Fuente: Diario “El Diario”.

La esquina noroeste marcada en rojo sobre el plano:

Frente este del Palacio de Correos y Telégrafos: Fuente: Colección particular.

El frente este marcado en rojo sobre el plano:

Afortunadamente se conserva una fotografía del hall original del edificio, ahora desaparecido. La misma fue descubierta por el Sr. Juan José Matijas como parte del archivo Witcomb conservado en el Archivo General de la Nación, donde estaba archivada sin identificar. La toma se hizo mirando desde la escalera central hacia el acceso desde la Plaza de Mayo.

El hall principal señalado en el plano:

plano hall

Fotografía del hall:

interior-correo-w_zpsd1e2427c

A su vez, desde 1826 la antigua residencia de los virreyes, emplazada dentro del fuerte de Buenos Aires, era utilizada como sede del poder ejecutivo. Luego de la inauguración del Palacio de Correos y Telégrafos y ya demolida la fortaleza que la rodeaba, la casa fue engalanada en un intento por destacarla ante el tamaño y belleza de su nuevo vecino.

Sobre el lado izquierdo de la fotografía se ve la residencia de los virreyes,  y a la derecha el Palacio de Correos y Telégrafos:

Fuente: Biblioteca Manuel Gálvez.

No obstante el edificio pasaba desapercibido y era muy pequeño para la función que cumplía. En 1882 el presidente Julio Argentino Roca le encargó al arquitecto Enrique Aberg el ensanche de la Casa de Gobierno.

En el  proyecto de Aberg, terminado en 1883, se conservó la residencia de los virreyes que quedó anexada a un nuevo edificio construido delante de la misma con un frente similar al del Palacio de Correos y Telégrafos. A diferencia de este último, en el primer piso hay dos galerías abiertas y en el centro un balcón para el ceremonial de estado, famoso actualmente por haberlo utilizado algunas de las figuras más destacadas a lo largo del siglo XX.

Plano del primer piso del proyecto para la ampliación de la Casa de Gobierno. En rojo está señalada la Casa de los Virreyes que se unió al nuevo edificio levantado por Enrique Aberg, señalado en color negro.

Fuente: Revista Mayo, año 1957.

Fotografía del frente oeste de los dos palacios edificados. Casa de Gobierno (izquierda),Palacio de Correos y Telégrafos (derecha): Fuente: Archivo General de la Nación.

Frente oeste de la Casa de Gobierno señalado en azul en el proyecto de Aberg:

En detalle: Rojo: Palacio de Correos y Telégrafos. Lila: Casa de Gobierno. Amarillo: Casa de los Virreyes. Verde: Torre de la Aduana de Taylor, construida en 1855 y demolida en 1894.

Fotografía del ángulo noreste de la Casa de Gobierno:

Fuente: Museo Naval de la Nación.

Plano del proyecto de Aberg con el ángulo noreste señalado en azul:

En detalle: Rojo, Casa de Gobierno edificada por Aberg. Amarillo, Casa de los Virreyes. Azul, Palacio de Correos y Telégrafos.

En verdad las obras de reforma y ampliación proyectadas por Roca y diseñadas por Aberg contemplaban un plan mucho más ambicioso que incluía la unión del Palacio Correos y Telégrafos con la nueva Casa de Gobierno a través de un arco triunfal, y la extensión de todo el conjunto hasta la barranca, quedando el acceso principal situado en la actual Avenida Rivadavia. Esa es la razón por la que el arquitecto decidió replicar la fachada ya previendo la unión de ambos palacios. El proyecto se iría haciendo en etapas para no generar malestar en el personal que ya trabajaba en la sede.

El proyecto original del arquitecto Enrique Aberg para la unión y ampliación de la Casa de Gobierno.

Fuente: Museo de Ostergotlands

Aberg1

Detalle del arco de unión de los dos palacios:

Abergarco

Asimismo, el proyecto de ampliación de la Casa de Gobierno de Aberg formaba parte del plan de reforma de la Plaza de Mayo, por entonces llamada Victoria,  diseñado por Pablo Blot y Juan Buschiazzo en 1883 para la intendencia de Torcuato de Alvear.

Ilustración del plan de reforma para la Plaza de Mayo (realizado parcialmente), con el proyecto de Aberg señalado en rojo.

Fuente:Álbum de fotografías de Emilio Halitzky.

proyecto plaza2

No obstante en 1883 Roca le pide al embajador en Roma que busque un nuevo arquitecto para dirigir las obras, desconforme con la gestión del primero y ante las quejas presentadas por los diputados por la incongruencia del diseño. A comienzos de 1884 llega a Buenos Aires el ingeniero y arquitecto Francisco Tamburini, recibido en la Universidad de Bologna, a quién se encarga sustituir el proyecto de Aberg.

Tamburini no vio con sumo agrado el trabajo de unión y ampliación, al que tildó de “desagradable y demasiado complejo”. De hecho le parecía que en los edificios levantados por Aberg y Kihlberg “se encuentran diferentes estilos: las ventanas germanas del piso bajo no armonizan con las columnas del Renacimiento o con las ventanas venecianas o florentinas del primer piso, las cuales a su vez forman un extraño contraste con los pesados techos germanos que cubren el edificio.” No obstante Tamburini rediseñó la obra, manteniendo prácticamente intactas las fachadas ya existentes, tratando de “armonizar sin ligarme de esas partes”, imprimiéndole un estilo clasicista italiano, visible en el recargado repertorio ornamental ejecutado junto a su colaborador el escultor italiano Carlos Bianchi.

En su primer proyecto para la unión de los dos palacios, Tamburini continuó la propuesta de Aberg de construir un arco triunfal.

Planos del primer proyecto presentado por Francisco Tamburini para el arco de unión.

Fuente: www.danielschavelzon.com.ar

Plano_original_de_Francisco_Tamburini_de_1886

Comparación entre el proyecto de Aberg y el de Tamburini. Se observan similitudes en varios puntos, por lo que deduzco que el italiano tomó como base el diseño de Aberg como primera solución.

arcos

Sin embargo, el diseño no era convincente por lo que presentó un segundo proyecto en el que incluyó un  galería elevada por sobre el nivel de la mansarda, con un reloj a modo de remate.

Plano de la galería diseñada por Tamburini para el arco de unión.

Fuente: CeDIAP

0359-A0031_W

A su vez propuso modificar dos de los pabellones ubicados en los extremos de los palacios existentes, para darle al nuevo ingreso un aspecto monumental.

Lo extremos centrales de los dos palacios que fueron modificados para la construcción del nuevo acceso:

Fotografía de la unión. Las oficinas de correos y telégrafos fueron trasladadas a otro edificio, y el palacio construido por Kihlberg pasó a formar parte de la Casa de Gobierno. De este modo quedó finalizado el frente oeste de la actual Casa Rosada, a excepción de algunas modificaciones que detallaré más adelante:

Fuente: Archivo General de la Nación:

Otra vista del arco de unión: Fuente: Biblioteca Manuel Gálvez.

Curiosamente,  los palacios diseñados por Kihlberg y Aberg tienen una mínima diferencia de altura entre sí, disimulada por Tamburini cuando construyó el arco central. Comparen las fotografías que muestro debajo y verán que en la Nº1, las ménsulas de la unión entre el edificio de Aberg y el arco de Tamburini  (recuadro rojo) se encuentran al mismo nivel, mientras que las de la Fotografía Nº2, que corresponden a la unión del edificio de Kihlberg y el mismo arco, tienen un pequeño desnivel:

Fotografía Nº1:

Fotografía Nº2:

Plano de la planta baja del proyecto realizado por Tamburini, terminado en 1896, con el sector que ocupaba el Palacio de Correos y Telégrafos señalado en rojo a la derecha, el lugar que ocupaba el Palacio de Gobierno diseñado por Aberg señalado en rojo a la Izquierda, y el espacio que ocupaba la Casa de los Virreyes señalado en amarillo. Esta última fue demolida por completo y en su sitio se encuentra ahora el famoso “Patio de las Palmeras”, cuyo jardín se puede distinguir en el plano:

Fuente: “Documentos para la historia del saneamiento argentino”, AYSA, año 2010.

Tanto el edificio diseñado por Kihlberg como el de Aberg  tenían mansardas con crestería que Tamburini conservó en su remodelación:

Fuente: Archivo General de la Nación.

Detalle de la crestería: Fuente: Álbum Bourquin.

Observen también que los cupulines tenían en sus extremos dos escudos de la Confederación Argentina:

Fuente: “La Argentina en el siglo XX”, La Nación.

Si bien no pude encontrar información precisa al respecto, basándome en fotografías tomadas en diversas fechas deduzco que los techos se cambiaron entre 1963 y 1980, y colocaron en su lugar las planchas de cobre que pueden ver debajo. Los escudos de la confederación también fueron retirados y en su lugar se colocaron copones:

En 1896, dos años antes de la inauguración oficial, la Inspección General de Arquitectura presentó un proyecto para la modificación de los frentes de la Casa de Gobierno (nunca realizado). La Revista Técnica fundamentó la modificación: “Como se vé, terminado el edificio quedará eliminado su principal defecto actual, que consiste en su escasa elevación, sobre todo en el frente á la Plaza de Mayo”. Los planos fueron firmados por el Arq. Joaquín Belgrano.

Imagen del proyecto publicada en la Revista Técnica:

proyecto2

Asimismo, en 1918 la Dirección General de Arquitectura del Ministerio de Obras Públicas de la Nación  presentó un proyecto para la construcción de un cuarto piso sobre la terraza del palacio, que nunca fue ejecutado.

Plano e imagen del proyecto:

Fuente: CeDIAP:

1918bW

Plano de otro proyecto para la modificación y agregado de un cuarto piso, diseñado por la Dirección General de Arquitectura del Ministerio de Obras Publicas de la Nación, que no fue aprobado.

Fuente: CeDIAP.

p

————————- Fachada Norte ————————-

El frente norte funciona como el acceso principal al palacio. Para destacarlo, Tamburini creo una gran escalinata con parterres que conducen directamente hacia el porche de entrada que se conecta con el vestíbulo principal. Desde su construcción, esta ha sido siempre la entrada para los presidentes, autoridades nacionales, embajadores, e invitados de jerarquía.

Plano de la Casa Rosada con el frente norte señalado en rojo:

Fuente: “Documentos para la historia del saneamiento argentino”, AYSA, año 2010. (modificada por miradaatenta.wordpress.com)

Detalle del proyecto original del arq. Aberg para la fachada norte (nunca ejecutado).

Fuente: Museo de Ostergotlands

Abergfachadanorte

Fotografía tomada desde el muelle de pasajeros en la que se observa el frente norte en construcción (rojo), la Casa de Gobierno diseñada por el Arq. Aberg (verde), el Palacio de Correos y Telégrafos (turquesa), el sector posterior del arco de unión (rosa), la antigua Casa de los Virreyes en demolición (amarillo) y el edificio de la Aduana de Taylor (marrón).

Fuente: archivo del Sr. Juan José Matijas.

Casa de Gobierno22

Fotografía del frente norte concluido a fines del siglo XIX: Fuente: Biblioteca Manuel Gálvez.

Es notable la similitud del diseño de ésta fachada con los frentes de los palacios Barberini en Roma y Potsdam, por lo que sospecho que el arquitecto Tamburini los utilizó como modelo.

Fotografía del Palacio Barberini en Roma:

 Palazzo-Barberini-ingresso2

Fotografía del Palacio Barberini en Potsdam:

palast_02-slider

En la esquina noroeste se conservó un sector del edificio diseñado por Aberg (señalado en rojo debajo). Observen que la unión con el cuerpo creado por Tamburini fue desprolijamente  resuelta, quedando mutilados el balcón del primer piso y el ventanal del segundo:

Fuente: Archivo General de la Nación.

Detalles de la unión:

El sector sobreviviente  señalado en amarillo en el proyecto de Aberg:

Fotografía de la Casa de Gobierno edificada por Aberg con el sector sobreviviente señalado en rojo:

Casa Abergjpg

En esa esquina se conserva también uno de los 5 escudos de la confederación que decoraban los frentes norte  y oeste:

Afortunadamente esta fachada fue la que menos intervenciones sufrió a lo largo de la historia. Las únicas modificaciones importantes fueron el agregado en la terraza del helipuerto durante la presidencia del Dr. Arturo Frondizi (1958 – 1962), y otra pequeña construcción realizada en fecha desconocida, ambas señaladas en rojo debajo:

————————- Fachada Sur ————————-

El frente sur al tener una reducida perspectiva desde la calle era el de menor importancia. En este caso Tamburini dejó la esquina suroeste como único vestigio del Palacio de Correos y Telégrafos (señalada en rojo en la fotografía que se encuentra debajo) y modificó el resto (señalado en verde) para construir un cuerpo de 5 plantas:

Fuente: Archivo General de la Nación.

Fotografía tomada desde el río en la que se  observa la fachada sur en construcción (rojo), el Palacio de Correos y Telégrafos (turquesa), el Palacio de Gobierno (verde), el sector posterior del arco de unión de los dos palacios (rosa), y la Aduana de Taylor (marrón).

Fuente: historiadigitalarg.blogspot.com.ar

10532921_660671687335921_4578079255776588103_o

Fotografía tomada en julio de 1890, durante la denominada”Revolución del Parque”, en la que se observa en el extremo derecho, detrás de los andamios, las obras de ampliación de la Casa de Gobierno en la fachada sur.

Fuente: Colección Diran Sirinian

IMG_20160214_131734813

Fotografía de la esquina suroeste del proyecto de Tamburini finalizado.

Fuente: Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública.

En mayo de 1910 el director general de servicios de arquitectura de París, Joseph Bouvard, durante su estadía en Buenos Aires adonde fue invitado para diseñar un proyecto de urbanización, planteó extender la Plaza de Mayo hasta el Río de la Plata a modo de gran parque escalonado, contemplando la demolición de la Casa Rosada. En 1923 los arquitectos Gaetano Moretti y Norbert Maillart por un lado, y Carrasco y J. Kalnay por el otro, presentaron en la Comisión de Estética Edilicia planes de similares características que incorporaban el traslado de la Casa de Gobierno hacia la ribera. También el arquitecto René Villeminot propuso en 1925 demoler el Palacio para erigir en su sitio un inmenso monumento sobre la barranca.

Proyecto presentado por Joseph Bouvard en 1910.

Fuente: “Grandes Residencias de Buenos Aires: la Influencia Francesa”, Fabio Grementieri, Xavier Verstraeten, ediciones Lariviere.

_20160222_224205 

Plano del proyecto de modificación de la Plaza de Mayo presentado por los arquitectos Carrasco y J. Kalnay en octubre de 1923.

11722474_10207434456567721_607465752128314384_o

Proyecto propuesto por el arquitecto René Villeminot en 1925.

Fuente: “Arquitectura, Educación y Patrimonio”, Fabio Grementieri, Claudia Schmidt.

IMG_20160222_223735

Entre 1934 y 1937 el Director General de Arquitectura, arquitecto José Hortal, presentó proyectos de similares características a los mencionados, con algunas variantes, mereciendo la crítica del Arq. Alejandro Bustillo que transcribo a continuación, puntualmente los párrafos donde se refiere a la demolición de la Casa Rosada:

[…]Ha correspondido al arquitecto Hortal, director general de arquitectura, el honor de haber abierto el fuego y hecho cuajar en un notable proyecto este nuevo fruto del despertar nacionalista. Lástima que su magnífica concepción –y lo mismo puede decirse del interesante proyecto presentado por “Los Amigos de la Ciudad”- impecable, casi, desde el punto de vista arquitectónico, haya descuidado hasta cierto punto, y en lo fundamental, ese aspecto de la faz histórica, lo que podría restarle, injustamente, cierta autoridad.

Porque no hay que olvidar que el de la Plaza de Mayo no es un caso común de urbanización. No se trata de una plaza cualquiera, es la plaza fundadora, el primitivo “Forum” porteño, el escenario de extraordinarios hechos patrióticos, la cuna de nuestra nacionalidad, el verdadero santuario, en fin, donde la tradición ha enclavado sus columnas en forma tal que nadie podrá, ni intentará, de hecho removerlas. Y es sobre esas columnas que nosotros debemos asentar nuestras concepciones de embellecimiento.                 

[…]Creo, firmemente, que se puede hacer de la plaza actual un conjunto monumental digno de su tradición y de su prestigio, sin tocar para nada ni su forma ni sus dimensiones, dejando donde están, y donde han estado siempre, la Catedra, el Cabildo, el antiguo Congreso, el Banco de la Nación y la Casa de Gobierno. El día que se suprima este edificio, como se propone con rara unanimidad, la “plaza monumental” se transformará en un simple hueco, azotado por los temporales y sin proporción ni relación alguna con el paisaje que lo rodea. Hace falta un edificio monumental, aunque con unos metros menos de frente que el actual, para interrumpir esa perspectiva demasiado dilatada, sin otro interés que el Río de la Plata, acusado apenas como una línea vinosa en el horizonte. No hay que olvidar que la belleza y hasta la sensación de grandeza son la resultante de la armonía y de la proporción. Por otra parte, ¿dónde encontrar una ubicación mejor y más digna para residencia del primer magistrado de la Nación? Ese es el sitio de honor, la “guardia” del recinto sagrado, y ha sido siempre la sede de nuestros gobernantes desde la fundación de la ciudad.

 Arq. Alejando Bustillo, diario La Nación, noviembre de 1934.       

En febrero de 1938, luego de la supuesta aprobación del proyecto de Hortal, el presidente  Agustín P. Justo autorizó la demolición de la Casa Rosada, comenzando por su frente sur sobre la calle Hipólito Yrigoyen.

Proyecto de urbanización presentado por el arquitecto José A. Hortal en 1937.

Fuente: Skyscrapercity.com

DSC01879

Plano de la Casa Rosada con el sector demolido señalado en rojo:

Fuente: “Documentos para la historia del saneamiento argentino”, AYSA, año 2010.

Fotografía de la esquina  suroeste con el sector demolido señalado en rojo:

Fuente: Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública..

Fotografía de la demolición:

Fuente: Wikipedia.org

Fotografía de la demolición de las construcciones en la terraza.

Fuente: Archivo General de la Nación

12348081_1116684255023456_3221280657987278696_n

Tapa y artículo de la revista Caras y Caretas haciendo referencia a la demolición de la Casa Rosada.

Fuente: Revista Caras y Caretas digitalizada por la Biblioteca Nacional de España.

caras y caretas

Caras y Caretas 1221938

En abril del mismo año el nuevo presidente Roberto M. Ortiz, presionado por la crítica mediática, ordenó frenar la demolición. Sin embargo el frente destruido no se reconstruyó, aunque se emparejó sin respetar el diseño original, quedando truncos los frentes este y oeste, perdiendo la casa su simetría, y tomando la fachada sur el triste aspecto que presenta hoy.

Primer proyecto (anulado) presentado para la reparación del sector demolido.

Fuente: CeDIAP

u

Plano y fotografía del proyecto ejecutado:

W

————————- Fachada Este ————————-

Como la casa se encuentra emplazada sobre una barranca, la fachada oeste que mira hacia Plaza de Mayo tiene 3 plantas, mientras que la que mira al lado contrario tiene 4. Este defecto se aprovechó para darle un aspecto monumental al frente este, idea que se reforzó  a través de las dos entrantes que con sus sombras realzaban el cuerpo central y el gran grupo escultórico que lo corona. Como en ese sector del terreno no había ninguna construcción (el fuerte se había demolido por completo, salvo un bastión que permaneció enterrado hasta 1940) su construcción empezó de cero, logrando homogeneidad en su diseño.

El frente este señalado en el plano:

Fuente: “Documentos para la historia del saneamiento argentino”, AYSA, año 2010.

Se inició por la construcción del sector noreste (Avenida Rivadavia y Paseo Colón). En la siguiente fotografía podemos observar el primer sector construido señalado en rojo, y en celeste se llega a distinguir la cúpula y las mansardas del Palacio de Corros y Telégrafos:

Fuente: Biblioteca Manuel Gálvez.

La fachada este recién inaugurada:

Fuente: Archivo General de la Nación.

La fachada tenía originalmente dos terrazas que miraban hacia el Parque Colón (una señalada en rojo debajo), ubicadas en los cuerpos entrantes:

Fuente: Biblioteca Manuel Gálvez.

Entre 1910 y 1914 el presidente Roque Sáenz Peña utilizó la Casa Rosada como residencia debido a su enfermedad que le impedía trasladarse con facilidad. Para ello se remodeló el sector noreste donde se ubicó su hogar. Entre las numerosas reformas, se destacó la construcción de una galería con columnas aparejadas en la planta baja, que sostenía un jardín de invierno ubicado en el primer piso. Ambos fueron diseñados por el arquitecto francés Norbert Maillart, autor del Colegio Nacional, el Palacio del Correo Central y el Palacio de Tribunales de Buenos Aires.

Fotografía con la galería y el jardín de invierno señalados en rojo:

Fuente: Archivo General de la Nación.

Una fotografía mas cercana de la galería y el Jardín de invierno:

Fuente: Álbum Bourquin.

El interior del Jardín de Invierno:

Fuente: Archivo General de la Nación.

En 1927 durante la presidencia de Marcelo T. de Alvear se demolió el jardín de invierno para construir oficinas, se cerró la galería de la planta baja y construyeron también las dos plantas del cuerpo entrante del sector suroeste. De este modo los dos cuerpos entrantes quedaron tapados y perdió profundidad la fachada este.

Fotografía aérea con los dos cuerpos construidos señalados en rojo:

Fuente: Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública.

Otra vista de la fachada reformada en 1927. Sobre el lado izquierdo señalado en rojo,  se ven los talleres de tapicería, carpintería, etc, construidos a principios del siglo XX y demolidos en 1938:

Fuente: Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública.

El frente este también se vio severamente afectado por la demolición de 1938.

Fotografía de la esquina sureste con el sector demolido señalado en rojo:

Fuente: Centro de Documentación e Investigación de la Arquitectura Pública.

Una vista actual de la fachada este, con los agregados hechos a la terraza entre las décadas de 1960 y 1980 señalados en rojo, y la obvia ausencia del cuerpo demolido.

El gran grupo escultórico central fue realizado en argamasa por el artista italiano Carlos Bianchi. Representa a la República Argentina sentada en un trono (centro), curiosamente vestida con un traje de fines del siglo XIX (cuando era costumbre vestirla a la usanza griega o romana), coronada y acompañada de figuras alegóricas a las ciencias, el trabajo, el comercio, la navegación, la educación, la guerra, etc. Debajo, en la cartela, se leen las iniciales GN de Gobierno Nacional.

Fotografía tomada del sitio: salirapasear.blogspot.com

A modo de reflexión final quisiera dejar una observación:

Si se demolieran las construcciones que invaden la terraza se apreciaría la fachada este en toda su magnificencia, como se puede comprobar en la siguiente comparación:

La fachada este actualmente:

Fotografía tomada del sitio: salirapasear.blogspot.com

Con la terraza despejada:

35 comentarios en “La evolución arquitectónica de la Casa Rosada

  1. Increible! Me alegraste el domingo!

    Yo agregaria otra observacion!

    El edificio pide a gritos la vuelta de la pizzarra, la cresteria y los chien-assis originales.

    Sobre todo las ventanitas patetiquisimas de la masarda, no tienen absolutamente nada que ver con el resto, son una modificacion ridicula y pobre. Es como sacarle un vitral al teatro colon y poner un cerramiento de aluminio!

    No te parece?

  2. Excelente artículo! No conocía lo de la galería y el jardín de invierno de Sáenz Peña. Maravillosos los recursos fotográficos y muy bien analizados… muy buena información.

  3. Impresionante trabajo, Pablo. Realmente es una verguenza que al día de hoy no existiera un adecuado relato de la historia de la Casa Rosada, de carácter oficial. Pero bueno, eso sirve finalmente para agregarle valor a lo que juntaste con tu esfuerzo, y resulta asombroso.

    Solo me queda una pregunta flotando… cómo se habrá resuelto en un primer momento la unión de la vieja Casa de los Virreyes con el edificio diseñado por Aberg? El plano que descubriste muestra una planta un tanto “incómoda”, con los dos volúmenes -que están dispuestos en distinto ángulo- encastrados.

    Supongo además que la altura de las plantas no era la misma para los dos edificios!

  4. Muy bueno el trabajo tanto de informacion historica como la parte grafica, considero que se deberia exponer en un lugar publico para que todos podamos opinar.

  5. Quedo muy admirado por este estudio de la Rosada. Es un tema que venimos siguiendo en los trabajos de investigación que hacemos en la FADU. Ver pag.web. No encuentro quien es el autor. Se que el arq. Brandaris estaba en el tema. Hoy en EXPOUBA en la Rural Diego Cortese tenía preparado un montaje interactivo sobre la fachada oeste. Espero comunicarme con el autor para felicitarlo e intercambiar información. Cordialmente. Alberto Boselli

  6. me temo que si es muy triste la destruccion de ese edificio. devido a las cartas de venecia no se podria reconstruir a menos que se note que es moderno pero creo que habria que impulsar un proyecto para limpiar de inperfecciones todo el edificio. juro que no me muero si eso no se hace.

  7. Hola visite la casa rosada el mes pasado me parecio espantosa un manojo de escaleras pasillos y espacios chicos y malgasto de luz por parte arañas y aplique , no era los que esperaba ver)el salon blanco que parece tan grande es mas chico de lo que se imaginan me parecio que con el paso del tiempo la vaciaron he visto fotos viejas y tenia montones de muebles y ahora esta pelada la casa rosada verdaderamente creo que le falto evolucianar un poco mas junto con la ciudad y encuanto a que es patrimonio y no se puede tocar pero la presidenta si puede gastar 7 millones arreglandola mientras hay gente que se muere en las provincias en los hospitales y en las callles me parece un cinismo barbaro pero bueno al menos no la vote pero si viajo por el interior y si veo la pobreza y el hambre seria en mi lista si llegara al poder una de mis ulrimas prioridades arregla la casa rosada , saludos

    1. Realmente estuve pensando si había que contestar a este comentario. Creo que el hecho de que la Casa Rosada sea sede del gobierno, no te impide apreciar el justo valor histórico que como edificio contiene. Sería estúpido decir que por que el vaticano es la sede de una institución de, en estos días, dudosa moralidad, habría que demolerlo. Tendrías que ubicarte en un contexto definido para hacer esa apreciación, y creo que el marco de este artículo, Sebastián, no lo es.

  8. Yo siempre pienso que si se cumpliera la ley de Raul Alfonsin de trasladar el gobierno federal a Viedma – Carmen de Patagones, ley 23.512 que todavia esta vigente, se podria hacer una replica de la Casa Rosada pero mas prolija, pero respetando los rasgos del edificio.
    Cuando Alfonsin anuncio el proyecto de mi abuela preguntaba como iban a hacer para llevar la casa rosada a Viedma y no lo decia en broma.

  9. schávelzon tiene un artículo sobre el edificio del correo… cita a tamburini fundamentando su decisión de hacer un arco de unión más grande y muestra un croquis muy interesante del proyecto tamburini de extensión hacia el este:

    http://www.danielschavelzon.com.ar/?p=995

    cuando se inauguró el reloj sobre el arco hace poco, la casa rosada publicó un plano donde se ve una versión “chica” del arco, justamente la que tamburini no hace…

    saludos y felicitaciones nuevamente!

  10. Excelente trabajo, Pablo! Cuando guiaba turistas en el Microcentro pude recompilar una parte de la historia del edificio pero no algo tan completo como este post. Te felicito.

    Lo que me interesa tambien es el tema de la pintura… cuantas capas, cuantos colores, cuantas versiones de rosa… Por suerte pude sacar fotos durante la ultima restoración. Tambien guardé algunos pedazos que encontré en la calle que muestra por lo menos 3 capas de pintura distintas.

    Un saludo!

  11. Hola, tengo 32 años y me enteré ayer de que la Casa Rosada eran 2 edificios diferentes, mirando en Facebook un grupo llamado “Rincones, historias y mitos de Buenos Aires” donde hay fotos muy antiguas y daguerrotipos. De toda la historia contada en este blog lo que más me indignó fue la orden de Justo de tirar la fachada sur para tener mejor perspectiva de la plaza (?). Con respecto a la reconstrucción que proponés de la misma, qué pasaría con la boca del subte que está en ese lugar? Genial trabajo!

    1. Hola Sebastián, pensá que originalmente esa boca de subte existía y estaba sobre la calle Balcarce llegando a la esquina de Yrigoyen (angosta). Cuando se demolió el pedazo de fachada sur y se ensanchó Yrigoyen, la boca habría quedado en el medio y por eso se la corrió adonde está hoy en día.

      Así que si reconstruyeran la fachada sur lo único que deberian hacer con la boca de subte es re-ubicarla. Ahora, como construyeron un ascensor… eso ya es mucho más costoso de mover! Encima es casi nuevo.

  12. Hola Pablo quería decirte que encontré detalles interesantes con respecto al arco central de la casa rosada y el arco del triunfo de París. Veras, en los costados de los bajorrelieves del Arco del Triunfo hay dos esculturas de ángeles idénticas a las del arco central de la casa rosada (las esculturas de mujeres que están debajo de la logia central. también arriba del friso del arco del triunfo hay 30 escudos, cada uno representaba las victorias de Napoleón en Europa y África. Tamburini en el arco central de la casa rosada puso los 14 escudos que representaba las provincias existentes por ese entonces. Llegue a la conclusión que tal vez Tamburini se inspiro del arco del triunfo para el Arco central de la Casa de Gobierno.

  13. Pingback: Arte y aires
  14. Actualmente trabajo dentro de la Casa Rosada y queria saber la historia, me habian comentado que estaba dividida en 2, actualmente hay un museo, creo totalmente que hay muchos tuneles, y muchos tapados y no los nombras, nose si se sabe realmente bien de esto, estoy seguro que muchos salian a donde esta el museo. La Casa Rosada es MUY linda, la parte que quedo mal del sudeste no creo que haya que ponerla a menos que se realice un tunel porque va a complicar mucho el transito, si se hace un tunel va a quedar bien y se puede continuar la reja. Tampoco nombras el monumento a Colon, vamos a ver que pasa.

    Muy buen aporte, la nota tiene 4 años y tiene MUY buena informacion.

    Saludos

    NeO

  15. Soy estudiante de Arquitectura y casualmente estoy estudiando el edificio. Si bien entiendo que se pretendió hacer un resumen de la historia, creo que se consiguió un informe con importantísimos datos y muy bien ordenado.
    Por supuesto, también quiero agradecer por el gran aporte a mi tema de estudio.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s